Se salvaron de las ventas masivas que sufrieron otros activos. El inversor prefirió esperar y ver. Y muchos buscaron resguardo en los fondos más seguros. No se equivocaron.
En marzo, los buenos rendimientos no abundaron en el mercado. La corrección que se desató el 27 de febrero –luego de que la bolsa china se derrumbara el 10% en un día– golpeó a todos los activos por igual y generó una volatilidad no apta para cardíacos. Sin embargo, hubo un instrumento en el que el dinero encontró un refugio seguro: los Fondos Comunes (FCI).

De hecho, la ola de ventas que sufrió el resto de los activos financieros, a los fondos le pasó por un costado. En especial, los instrumentos de money market y de renta fija de corto plazo encabezaron las preferencias del mercado. Los inversores volcaron un total de $ 1.360 millones en este tipo de activos durante el mes pasado, según los datos relevados por Latin Asset Management. Y en lo que hace a las rentabilidades, las cifras muestran que para todas las especies de FCI, excepto para los de acciones asiáticas, el resultado de marzo fue positivo.

La actitud de los inversores fue de cautela. En la industria se vio un impasse, en el sentido de que no hubo compras en los fondos más agresivos, como los de acciones internacionales. Sin embargo, tampoco se vio una ola de ventas, lo que muestra que los inversores tomaron la decisión de esperar y ver. Sobre todo, optaron por mantenerse muy líquidos, y por eso se vio una fuerte entrada de fondos a los FCI de renta fija de corto plazo y a los de money market.

De hecho, las
cifras muestran que los 10 productos que más dinero recibieron, tanto en el mes como en lo que va del año, son fondos de money market o de renta de corto plazo. En total, esos FCI recibieron $1.173 millones.

Fuente: Cronista Comercial.
Inicio | Empresa | Autos | Contacto
 

Ideas2 | Business Solutions